• RSS Lo último en Madrid Progresista

  • Recomendables

  • Posts Más Vistos

  • Artículos anteriores

El exceso navideño

Todos los años tenemos que oír el mismo eco: lo que sube la cesta de la compra al llegar estas fechas.¿Nadie come excepto en estas Fiestas?. Y hay que pagar lo que sea por llevar a la mesa las angulas o el besugo o el cordero…es condición sin equanon para ser feliz y pasar unas fiestas de postín.
Se multiplican las galas benéficas, se ofrecen los apadrinamientos de niños desvalidos, se venden mascotas -que luego se abandonan- y se alterna con ámbitos laborales y familiares que hacen a mas de uno intragable la celebración.
Mucho espumillón y esa continua llamada al despilfarro bajo el lema: Es Navidad, una vez al año…
Puede parecer excesiva la imagen de cabecera, también anacrónica y retro, pero hay muchas familias que viven en la miseria y no hay que irse a países recónditos para encontrarlas. Quizá están mas cerca, dos calles mas arriba de nuestro barrio.
¿Y qué podemos hacer nosotros? simplemente vivir mas acorde con nuestras posibilidades y dejar un poso de cordura en nuestros hijos ante la locura jugueteril, la pantagruélica mesa y el gasto sin sentido.

Es simplemente, una cuestión de coherencia. Fragmento de la Foto:Familia campesina de Castilla la Vieja.1910.KÜHN-GUTIERREZ Un apunte reflexivo de Mariaje, ante lo que se avecina, para Madrid Progresista.

Anuncios

5 comentarios

  1. Interesante reflexión, Mariaje.

    Quizás habría que preguntarse también (o me lo pregunto yo en todo caso), si somos y hacemos lo que hemos decidido ser y hacer, o somos un producto de lo que otros, con anterioridad, han decidido que hagamos o seamos.

    Creo firmemente en la libertad individual y, por tanto, en la capacidad de decidir de cada uno de hacer con lo suyo lo que crea conveniente. Pero evidentemente existen, y llevan existiendo desde hace demasiado tiempo, suculentas y tentadoras influencias externas que tal vez nos condicionen a no cuestionar lo irresponsable de gastar el dinero en cosas “superfluas”, cuando desde esos mismos foros se asegura que son artículos prácticamente de “primera necesidad”.

    “Ningún hogar sin internet”, “planes renove”, “estado del bienestar”, “bastante mal lo pasaron nuestros abuelos, incluso nuestros padres”… En fín.

    Personalmente “odio” estas fiestas precisamente por eso: por tener que comer más , por tener beber más, por tener que consumir más y por tener que ser, a pesar de todo lo anterior, más feliz que el resto del año.

    La irresponsabilidad de gastar más de lo que se ingresa, opino que es deber de cada uno controlarlo. Evidentemente yo no le voy a pagar la hipoteca a alguien que despilfarre sus ingresos. Bastante tengo con la mía.

    Saludos y… feliz navidad.

  2. Vivo en un barrio muy humilde de Madrid. A los pocos días de llegar, en la tienda de la esquina, una señora muy mayor, en bata y zapatillas, pidió media barra de pan y sesenta pesetas de chopped. Entendí que esa era su cena.

    No, la pobreza no está muy lejos.

  3. Sí, a mí me tocan los ous estas fiestas. La mayoría de los que pueden se gastan más de sus posibilidades. Los que no pueden sufren la humillación del agravio comparativo. Y todos consumimos más por la presión del entorno. Decididamente no me gustan estan fiestas.

    Salud y República

  4. Todo tu comentario dá para muchas reflexiones mi querida amiga.

    Yo pienso que cada año pierdo un poco mas ese espíritu al que nos sentimos obligados a tener cada vez que se termina el año.

    Cada vez pienso mas pienso que es una gran fiesta organizada por grandes almacenes, el hecho está en que desde casi principios de noviembre nos vemos bombardeados por anuncios, luces innecesarias ( y dolorosas al mismo tiempo cuando se está llevando una lucha por el gasto innecesario de los recursos energéticos).

    Nos obligan y nos dejamos llevar a pesar de nuestras quejas a seguir la corriente al consumismo.

    ¿No sería mas bonito que se celebraran estas fechas tan solo en los dias que realmente deben celebrarse?, y digo celebrarlo de una forma sencilla y sobre todo mirando la ilusión de los niños.

    Hace años estas fiestas eran sobre todo esperadas porque eran unas fechas en las que la necesidad que se pasaba durante todo el año ¿desaparecia? haciendo un extra en los gastos y en los regalos que realmente eran necesarios. Las personas esperaban meses para poder en estas fechas (si es que podian) comprarse aquello que realmente necesitaban.

    Hoy la mayoria no esperamos, compramos cuando queremos, y en estas fechas sobrepasamos el límite de lo que queremos.

    Si pienso en la navidad como un cumpleaños, a mí no me gustaria estar medio mes celebrando el aniversario de mi nacimiento, creo que eso le quita alegria al dia que realmente deberia celebrarse.

    Tampoco me gusta mucho felicitar, y sobre todo no me gusta ser felicitado por personas que en otras fechas no han sido amigos, me parece de una hipocresia increible.

    A mis amigos les deseo lo mejor durante todos los dias del año, ¿porque tengo que limitar mis buenos deseos o escribirlos en una fecha determinada?.
    Mis amigos, entre los que os encontrais vosotros, no necesitais esperar a estas fechas para saber que me acuerdo de vosotros y que mis mejores deseos estan siempre presentes para desearlos en todo momento.

    Si algo me gusta es la ilusión infantil, pero a la que tambien debemos poner límites, pues … ¿cuantos regalos necesitan realmente los niños para ser felices?.

    La navidad me pone triste, ya hace varios años que siento lo mismo, tan solo me reconforta la alegria de la reunion familiar, pero que si lo miro bien, tambien en otras epocas estas reuniones son mas expontaneas y no necesitamos una fecha para estar juntos.

    Bueno, creo que me estoy alargando.

    Un fuerte abrazo a todos.

  5. Sí que es cierto que en Navidad todo el mundo se descontrola. Yo tengo mi propia filosofía al respecto. La clave de las comidas navideñas es hacerlas porque se reune la gente, tampoco hay que gastarse el sueldo y la paga extra en dar de comer a la gente. Si estas a gusto, lo demás es secundario.
    Y otra cosa, la cuesta de Enero es evitable. La de Septiembre no, pero la de Enero sí.
    Saludos desde Vitoria
    (( http://laslucesdeagosto.wordpress.com ))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: